Follow us

El Bayern de toda la vida, con esa mirada de monstruo perfeccionada durante siglos, es el nuevo rey de Europa. No fue la noche de Mbappé y sobre todo de Neymar, al que los alemanes trataron como si fuera un desconocido. En un partido de alfombra roja emergió un secundario, Coman, un jugador de banda, hábil, que en este mundo raro conectó un cabezazo mágico en la segunda mitad.

Para Neymar se trataba del partido que buscaba cuando se marchó a París. Sin la sombra de Messi, esperaba una cita así para reclamar su puesto en el trono del balón. No era sencillo. Le aguardaba el mejor equipo de Europa desde que el fútbol es una víctima más de un virus que ha cambiado todo. Nunca estuvo cómodo. Hasta el punto de que en la segunda parte el Bayern eligió su cuerpo como muestra de la agresividad que requería la final.

El equipo alemán entró en el césped con el ánimo de coleccionar cabelleras. No dejaba respirar a los parisinos. El equipo alemán entró en el césped con el ánimo de coleccionar cabelleras. No dejaba respirar al rival. No hacían falta los goles para odiar que llegara el descanso. Si el Bayern llegaba al área parisina respondía el PSG con una estampida, en una de las cuales le explotó la pierna a Boateng. Entró Sule, peso pesado por peso pesado. En una de esas Mbappé, sin la pimienta de un animal del gol, envió a las manos de Neuer un balón claro para rozar la gloria.

Si la intensidad del Bayern fue feroz en los primeros minutos de la segunda parte, lo de la segunda mitad hay que destacarlo también. En una jugada de precisión absoluta Kimmich puso un balón glorioso a Coman. Un regateador marcó de cabeza, los recursos del Bayern.

En la segunda mitad Flick reemplazó a Coman, que había hecho transparente a Kehrer. Neuer volvió a salvar un remate de Marquinhos. El PSG no encontraba a sus divos. Sólo Di María arrugaba la frente del Bayern, más crecido que nunca. Choupo no encontró en el cordón el empate. El Bayern es el nuevo rey. Nunca se va. Un clásico del fútbol.

El Bayern gana su sexta Champions tras vencer al PSG