Follow us

Ya ha arrancado LaLiga Santander para el Villarreal CF de Emery y la SD Huesca de Michel en el estadio del ‘submarino amarillo’.

Los de Míchel saltaban al campo con ganas de alzarse con los primeros tres puntos de la temporada, en la que buscarán la permanencia en la máxima categoría del fútbol español.
Mientras tanto, en el lado amarillo, los de Emery, tras conseguir grandes refuerzos en este mercado de fichajes, buscarán un puesto para la próxima UEFA Champions League.

El once de los de Emery en su primer partido oficial como entrenador del Villarreal se basaba en un 4-4-2 con: Asenjo en portería, Pau Torres y Raúl Albiol como los dos centrales, Pedraza sustituyendo a Alberto Moreno en el lateral izquierdo, Rubén Peña en el carril derecho, Coquelin y Parejo en la sala de máquinas, por bandas se disponen Chuckwueze en la derecha y Moi Gómez por la izquierda y finalmente arriba Gerard Moreno y Paco Alcácer.

El once que presenta Míchel es un 4-3-3 con: Andrés Fernández bajo los palos, Insua y Pulido como centrales, el reciente fichaje Pablo Maffeo en el lateral derecho, Galán de lateral izquierdo, en la medular del campo estarán Mikel Rico, Pedro Mosquera y Juan Carlos Real y, por último, en la línea de tres de ataque se encuentran Rafa Mir por la izquierda, en punta Okazaki y por la derecha Ferreiro.

La primera ocasión más clara del partido fue el durísimo chut de Gerard Moreno que Andrés Fernández pudo desviar, los minutos pasaban y las líneas de ambos equipos se iban abriendo, generando huecos que al principio del partido eran bastantes difíciles de encontrar debido a la solidez defensiva de ambos equipos.

En torno al minuto 15, una buena jugada ofensiva del conjunto amarillo, acabaría en un gol de Paco Alcácer, que segundos más tarde sería anulado por un fuera de juego que estaba muy al límite. Y otra vez más, en el 22′ del primer tiempo, tras un buen centro, el Villarreal por medio de Gerard Moreno le daba al palo de cabeza y el rechace que le caía a Albiol, se anularía por otro fuera de juego. El conjunto amarillo no paraba de avisar, y si seguía el partido así, el gol local llegaría en cualquier momento.

Ya al final de la primera parte un jarro de agua fría caería sobre el Villarreal, un golazo de Pablo Maffeo iba a colocar por delante al conjunto aragonés.

La segunda parte comenzó como acabo la primera, un Villarreal dominador, aunque su juego ofensivo se fue apagando paulatinamente y el Huesca lo aprovechó intentando darle una marcha más al partido. En un partido roto en la zona de la medular que iba camino del 60′, el Villarreal por medio de Paco Alcácer la volvía a tener una vez más y le daba al travesaño.

El ‘submarino amarillo’ seguía insistiendo, pero todas las ocasiones finalmente acababan en las manos de Andrés Fernández o despejadas por el cuadro aragonés. Todo esfuerzo tiene su recompensa, y esto en el fútbol también sucede. En el 66′ tras un remate del Villarreal, el balón acababa impactando en el brazo de Maffeo. El árbitro desde un primer instante no vio la mano pero tras verlo en el VAR, Estrada Fernández acabó señalando penalti que posteriormente sería convertido por Gerard Moreno.

En los últimos minutos de partido, el Villarreal llevó la tónica pero el partido ya estaba listo de sentencia para un empate que era más que bueno para el Huesca e insuficiente para el club amarillo.

El VAR salva un punto para el Villarreal y le niega la victoria al Huesca