Follow us

Los presidentes de los clubes de Tercera División entienden que no es viable el normal desarrollo de la competición con las tres capitales aragonesas confinadas. No siendo estos profesionales, sino aficionados, quedan muy restringidas sus capacidades de movimiento y, por tanto, de los equipos. Algunos presidentes de clubes indicaron que incluso las meras sesiones de entrenamiento se dificultan de manera extraordinaria si se programan fuera de las citadas capitales.

Ante este nuevo contexto, la gran mayoría de las entidades deportivas de la categoría pretende, que se pare la competición de liga que acaba de comenzar en la presente temporada, y de la que se ha disputado hasta la fecha una única jornada, la celebrada el pasado fin de semana.

La asamblea de clubes de Tercera, que tuvo lugar de manera telemática, aprobó solicitar al Juez Único de Competición la suspensión de la jornada prevista para este próximo fin de semana.

La propia Federación Aragonesa de Fútbol, que está en proceso electoral, emitió a última hora un comunicado en el que señalaba: “Como consecuencia del confinamiento perimetral que van a sufrir las tres capitales aragonesas, a partir de las 00.00 horas del jueves, según publica el BOA en el Decreto Ley del 21 de octubre, donde se modifica también los niveles de alerta, y contando que prácticamente la mayoría de los jugadores de la Tercera División Aragonesa viven en estas poblaciones, la Federación Aragonesa de Fútbol ha solicitado una petición al Juez Único de Competición de Tercera División para que se aplace la próxima jornada en la categoría tras elaborar un informe pertinente, ya que la mayoría de jugadores no se podrán desplazar a jugar los respectivos partidos”.

En el transcurso de la Asamblea también se puso de manifiesto que las limitaciones de público en los estadios o en los campos de fútbol hace muy complicada la viabilidad económica de estas entidades deportivas. Sin público, es imposible desarrollar las campañas de abonados que estaban previstas ni tampoco se producen ingresos de taquilla, dos fuentes de ingresos imprescindibles para su sostenibilidad.