Barcelona y Athletic, Athletic y Barcelona. Esos serán los dos finalistas de la Copa del Rey 20-21 que se disputará el 17 de abril en el estadio de La Cartuja en Sevilla. Los mismos protagonistas que se vieron en la última Supercopa de España. Los dos reyes de la competición. Barcelona (30 títulos) y Athletic (24 títulos) en la final más repetida de los últimos tiempos.

El Barcelona de las remontadas, el de Koeman, buscará su primer título esta temporada. Atrás quedan CornelláRayo VallecanoGranada Sevilla. Un camino tortuoso, lleno de vaivenes, de remontadas imposibles y emociones fuertes. La Copa, ese trofeo que ya levantó Ronaldo Koeman en su etapa en el Valencia. La Copa, ese torneo que supone el camino más corto para lograr un título, que dijo en su momento el técnico holandés.

El Athletic es el de los ‘leones’ indomables. Capaces de jugar dos finales de Copa en apenas 15 días. Primero será la del derbi el 3 de abril. 14 días más tarde, tocará medirse al Barça. Con Marcelino a los mandos de un equipo que vuelve a ser sólido, de raza, con jugadores en un gran estado de forma como Muniain o Berenguer. Con un equipo con un gen competitivo único.

Una trayectoria con altibajos. Eliminatorias ajustadas con Ibiza (1-2) y Alcoyano (1-2). Eliminatorias muy sufridas con Betis (1-4en penaltis) y Levante (1-1 y 1-2 en la prórroga). Así es el Athletic de siempre, ahora reforzado por la sobriedad con la que Marcelino impregna a sus equipos. Un técnico que, curiosamente, es el último campeón del torneo. Precisamente contra el Barcelona.

En definitiva, la final de Copa más clásica de nuestro fútbol. Los dos grandes dominadores de la competición. Dos equipos que han ido de menos a más en la temporada y que ese 17 de abril en La Cartuja intentarán levantar la Copa y brindar por un futuro todavía mejor.