Real Zaragoza y SD Huesca ya conocen la composición entera de la Segunda División en la que competirán en el curso 21-22. El ascenso del Rayo Vallecano ante el Girona deja cerrada una Categoría de Plata que será tan exigente como siempre, con un mayor predominio de clubes vascos y del ‘Norte’ de la Península. 

Amorebieta, Real Sociedad B, Ibiza y Burgos son los nuevos rivales que promocionan de Segunda B. Mientras, acompañan al Huesca en el descenso el Eibar y el Valladolid. Aparte del doble duelo regional que jueguen zaragozanos y oscenses, habrá varios choques ante clubes de ciudades muy próximas a Aragón que, si la pandemia lo permite, pueden llamar a un buen desplazamiento.

En Euskadi estarán Amorebieta, Eibar y Real Sociedad B; no lejos de ahí, Mirandés y Burgos. En Castilla también está el Valladolid, a cuyo feudo tradicionalmente ha habido viajes relativamente nutridos de la afición e los dos equipos, lo mismo que a los asturianos Sporting y Real Oviedo. Más lejos queda el Lugo, de Galicia. Girona y los madrileños Leganés, Fuenlabrada y Alcorcón también se presentan como viajes cómodos tanto para clubes como aficionados.

Girona, tras quedarse por segundo año consecutivo a las puertas de Primera División; los recién descendidos Valladolid y Eibar; y Sporting, Leganés y Almería, serán a priori los rivales que quieran emular a Espanyol, Mallorca y Rayo Vallecano y subir a Primera.

Los no nombrados Las Palmas, Cartagena, Málaga, Tenerife, Las Palmas o Ponferradina parten como tapados, pero, como siempre, no hay que descartar sorpresas en la impredecible Categoría de Plata. 

Noticia extraída de Aragón Deporte y compartida a través de tu magazine deportivo Don Gols