El atletismo español, inmerso desde hace al menos un lustro en una regeneración como consecuencia de los peores años de la crisis económica y la retirada de algunas de sus grandes estrellas, afianza su posición en el mapa continental tras el Campeonato de Europa ‘indoor’ de Torun.

Con un equipo de 36 atletas, 18 hombres y 18 mujeres -una paridad inédita hasta ahora-, España se ha situado quinta en la clasificación por puntos, aquella que valora no sólo el podio sino también los puestos de finalistas, es decir, los atletas que se han clasificado entre los 8 primeros.

El equipo español, con cinco medallas (el oro de Husillos, las platas de Ureña y Peleteiro y los bronces de Mechaal y Jesús Gómez), suma 63 puntos, gracias a los 13 finalistas, cuatro de los cuales ocuparon la cuarta posición, el país europeo con más atletas en puestos de ‘medalla de chocolate’.

España ha acabado quinta en esta clasificación por puntos, por detrás de Gran Bretaña, Polonia, Holanda y Alemania, pero superando a Italia, Francia o Portugal.

España mantiene así números similares a los logrados en Glasgow 2019 (con 6 medallistas y 14 finalistas) y Belgrado 2017 (con 4 medallas y 14 finalistas). “Hay gente joven que viene empujando y veteranos que siguen ahí en el medallero”, explicó el seleccionador nacional, José Peiró. “Un equipo muy completo, con medallas en velocidad, mediofondo, fondo, salto combinadas, finales en lanzamientos, vallas, algo asombroso con Asier Martínez, y, aunque no hemos podido defender la medalla en el relevo, estoy muy satisfecho”.

Porque en Torun ha competido un equipo que mezcla veteranía y juventud, con 11 debutantes, algunos de los cuales han hecho un soberbio papel, como el vallista Asier Martínez, cuarto en los 60 vallas. Una inyección de savia nueva de cara a los próximos años.