Tras participar en la Eurocup y jugar dos finales a ocho de la Basketball Champions League, el Basket Zaragoza comienza mañana una nueva aventura continental con la disputa de la FIBA Europe Cup. El rival es el Avtodor Saratov, conjunto de la Liga Rusa que cuenta con algún que otro viejo conocido de la ACB, como Phil Scrubb y Kenny Chery. En su país, lleva dos partidos ligueros, con una victoria y una derrota. 

Pero el enemigo no será solo el equipo ruso, sino las circunstancias que rodean a su viaje: “Me preocupa sobre todo que viajar significa que no entrenas, y ese es el mayor hándicap, es posiblemente el desplazamiento más largo que vamos a tener esta temporada”, ha explicado Jaume Ponsarnau en la previa. Y es que Casademont ha disputado en estas tres semanas seis partidos, cinco de ellos como visitantes, incluyendo el largo viaje a Tenerife. Demasiados  kilómetros para una plantilla que acumula cuatro derrotas consecutivas en la ACB.

Pero precisamente por eso, los rojillos encaran la cita con la ilusión de quien quiere romper con la rutina para dejar atrás una mala racha: “Es una nueva competición para nosotros y muy importante para la ciudad y el club”, ha manifestado Stan Okoye en la previa. “Tienen jugadores con caché europeo y vamos a tener que estar muy bien en la creación y la defensa a campo abierto. Hemos de ser sólidos en todo lo que nos planteen en lo defensivo, va a ser un partido de una exigencia máxima, ideal para dar pasos y crecer, porque somos un equipo que está en construcción y tenemos que mejorar muchas cosas”, ha expresado Ponsarnau. 

Este primer encuentro, el miércoles a las 17:00 de la tarde, será en Saratov, a casi 4000 km de Zaragoza. Los dos siguientes también serán fuera de la capital aragonesa, ante el Hapoel Galil, israelí y el Pallacanaestro Reggiana italiano.

Noticia extraída de CARTV y compartida a través de tu magazine deportivo Don Gols