La Juventus conquista su primer título del año tras vencer al Nápoles (2-0) en la final de la Supercopa de Italia, disputada en el Mapei Stadium de Reggio Emilia.

Tras una primera parte con poco juego y escasas ocasiones, los goles se harían esperar hasta la segunda mitad. La Vecchia Signora mejoró su juego y, en el 64′, Cristiano Ronaldo -que ya lleva 15 goles en 14 partidos de Serie A y cuatro en cuatro en Champions- adelantó a los de Andrea Pirlo con un gol de ratón de área, tras aprovechar un rebote en Koulibaly a la salida de un córner.

Apenas un cuarto de hora después, llegaría la jugada clave para el Nápoles que, pese a no cuajar un buen partido, se encontró con una situación inmejorable cuando Weston McKennie, en su intento por rechazar el balón, le pegó una patada a Dries Mertens en el área. El VAR validó la pena máxima, que Insigne lazó desviado fuera de la portería defendida por Szczésny. Por tanto, el marcador siguió 1-0 favorable a los de Turín.

En los compases finales del partido el Nápoles se volcó al ataque y pudo empatar en el 94′, pero Wojciech Szczęsny detuvo la ocasión. En la última jugada del partido, Cuadrado condujo una contra que le dejó mano a mano con Ospina y que cedió a Morata, quien había entrado minutos antes, y empujó el esférico dentro de la portería vacía, sellando la victoria de la Juve.