El FC Barcelona se ha proclamado campeón de la Copa del Rey de Baloncesto 2021 al imponerse con claridad al Real Madrid (73-88) en una final que fue totalmente dominada por los blaugranas. Los blancos, muy mermados por las lesiones, no fueron capaces de ofrecer un ápice de su potencial y sucumbieron ante el rodillo catalán, que tiró de músculo para alzarse campeón de la competición.

A las conocidas bajas de Anthony Randolph, Facundo Campazzo y Jeffery Taylor, se sumó a última hora la de Rudy Fernández, que se volvió a resentir de la espalda. Cuatro pilares básicos al principio de temporada del Real Madrid con las que no pudo contar Pablo Laso para esta final. A las mencionadas bajas, hay que añadirles el esguince de tobillo que mantuvo mermado a Tavares y la falta de ritmo de Laprovittola tras superar recientemente el coronavirus. Demasiado lastre para enfrentarse a una de las mejores plantillas de la historia del Barça.

El FC Barcelona aprovechó todas estas debilidades de su rival para adueñarse del pabellón del WiZink Center gracias al músculo de Smits y Higgins, que acabó siendo nombrado MVP del torneo, y al talento de Mirotic, que por fin alzó su primer título desde que llegara a la entidad blaugrana hace año y medio.

También es el primer título de la era Sarunas Jasikevicius. Sirve para refrendar el buen trabajo realizado hasta la fecha. Los azulgranas han ganado tres de las últimas cuatro Copas. Ha sido su manera de amenazar la hegemonía del Madrid en los últimos tiempos, aunque aún le queda para confirmar el cambio de ciclo.