La Federación Internacional de Balonmano (IHF) ha respondido a las acusaciones generalizadas de sexismo cambiando las reglas sobre los uniformes femeninos en las competiciones de balonmano playa. El biquini, obligatorio hasta el mes de septiembre, ya no lo será. Las deportistas podrán llevar pantalones cortos y camisetas sin mangas. El cambio en el reglamento mejora las condiciones de la vestimenta femenina, pero sigue sin igualarlas con la masculina. Las mujeres, según recoge el punto 8 del capítulo 4 del reglamento, deberán llevar pantalones cortos “ajustados” y camisetas sin mangas también “ajustadas” [body fit tank top and short tight pants]. El “ajustado” no aparece, en cambio, en las obligaciones de los uniformes masculinos [tank top and shorts].

El organismo rector mundial del deporte ha sido objeto de presión internacional desde julio, cuando la Federación Europea de Balonmano (EHF) multó con 1.500 euros a la selección femenina noruega de balonmano de playa por llevar pantalones cortos como sus homólogos masculinos durante el Europeo de Bulgaria. La EHF tildó de “ropa inadecuada” las mallas cortas. Había que llevar bragas de biquini.

Las jugadoras apuntaron que la norma era sexista y que se sentían incómodas. La normativa de entonces establecía que las mujeres deben usar un biquini cuya parte superior debe ser “un sostén deportivo ajustado con aberturas en los brazos” y la inferior “no debe tener más de diez centímetros en los lados”.

Antes del torneo, Noruega solicitó la autorización para jugar con shorts (pantalones cortos) a la EHF que, por su parte, advirtió de la posibilidad de una sanción. El entonces ministro noruego de Cultura e Igualdad de Género, Abid Raja, calificó la sanción como “completamente ridícula” y pidió un cambio de actitud “en el conservador y machista mundo del deporte”.

Los ministros de Deportes de los países nórdicos (Dinamarca, Noruega, Suecia, Islandia y Finlandia) hicieron un frente común y a finales de septiembre escribieron una carta conjunta a la IHF. Pedían que se actualizará la normativa de la vestimenta “no solo por el bien de las deportistas femeninas actuales, sino también para apoyar y animar a todos los deportistas, independientemente de su género o procedencia, a permanecer en el deporte”.

Noticia extraída de EL PAÍS y compartida a través de tu magazine deportivo Don Gols