El escolta estadounidense del conjunto aragonés hizo ayer historia en la victoria a domicilio frente al Hapoel Gilboa Galil, al convertirse en el primer jugador en la historia del club en firmar un triple-doble con la elástica rojilla. Mobley, que fue el jugador más destacado el encuentro de la segunda jornada de la FIBA Europe Cup con 29 créditos de valoración, tuvo un papel fundamental con la histórica hoja estadística de 16 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias y se convierte en el tercer jugador en conseguir tal hazaña en la competición, tras Speedy Smith e Ivan Maras.

Basket Zaragoza consiguió ayer en Israel su primera victoria en la FIBA Europe Cup, en un intenso y sufrido partido que precisó de una prórroga frente al Hapoel Gilboa Galil (90-91). Un choque en el que la figura de Matt Mobley destacó por encima de todas, gracias a su omnipresencia en el Gan Ner Sports Hall. No en vano, el de Massachussetts fue el jugador más utilizado por Jaume Ponsarnau, con 31.31 minutos de juego.

El estadounidense arrancó su exhibición en el tercer cuarto multiplicándose en todas las facetas para recortar la desventaja de nueve puntos que arrastraba Basket Zaragoza y entrar al último cuarto cinco puntos por detrás del cuadro israelí. A estas alturas del choque su aportación se situaba en 8 puntos, 6 rebotes y 5 asistencias que se elevaban hasta el doble-doble, gracias a sus 14 puntos, 10 rebotes y 7 asistencias al final del tiempo reglamentario, con el 78-78 en el marcador. Lejos de la extenuación, con el partido abocado a unos agónicos cinco minutos extra con mucho en juego para ambos equipos, Mobley no había dicho su última palabra. El de Worcester dominó la prórroga de principio a fin, participando en los 13 puntos del equipo con sus dos últimos puntos, otro robo y las cuatro asistencias que certificaron la victoria aragonesa y pusieron el sello a una actuación personal para el recuerdo.

Pere Tomàs y Nico Brussino, a punto de lograrlo

El triple-doble firmado ayer por Matt Mobley es el primero de la historia de Basket Zaragoza. Sin embargo, antes que él, dos jugadores del conjunto aragonés se quedaron a las puertas de esa proeza. El primero de ellos fue Pere Tomàs, quien, el 3 de abril de 2016 consiguió 11 puntos, 13 rebotes y 8 asistencias en la victoria sobre Movistar Estudiantes (81-62) en el encuentro correspondiente a la vigesimosexta jornada de la Liga Endesa. Por su parte, la temporada pasada Nico Brussino lo rozó en dos ocasiones, ambas en la Basketball Champions League. La primera de ellas en la victoria sobre el Pzszcolka Start Lublin (94-82), a la que contribuyó con 14 puntos, 8 rebotes y 10 asistencias; y la segunda, unas semanas más tarde, con los 12 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias que firmó en la derrota frente al ERA Nymburk (98-78).

Noticia extraída de CARTV y compartida a través de tu magazine deportivo Don Gols