El Barcelona ha hecho oficial el fichaje de Pau Gasol hasta final de temporada. El anuncio del bombazo más deseado por los azulgranas se produce justo antes de que este miércoles expire el plazo para inscribir jugadores en la Euroliga que no hubiesen participado ya esta temporada en otro equipo, como es su caso. El sueño de los culés pareció torcerse cuando el Barcelona filtró el pasado sábado las negociaciones y el jugador se enfadó, pero por fin se ha hecho realidad.

El de Sant Boi, que en julio cumplirá 41 años, no disputa un partido desde marzo de 2019, necesitaba un equipo para recuperar la forma y poder estar este verano en los Juegos de Tokio, su gran sueño, y qué mejor que hacerlo en el club de toda su vida, del que salió hace ya 20 años rumbo a la NBA. El regreso del hijo pródigo es una magnífica noticia para el Barcelona y para el baloncesto español, que recupera al mejor jugador español de la historia.

No jugará gratis, pero casi considerando los salarios siderales que ha tenido en la NBA las dos últimas décadas. Cobrará la parte proporcional del salario mínimo estipulado en el vigente convenio colectivo: 68.337. Podría percibir unos 30.000 euros por los cuatro meses que estará bajo la disciplina azulgrana. El dinero, claro está, no era importante para él.

De esta manera Pau Gasol vuelve al equipo que le vio nacer. La cantera en la que dio sus primeros pasos junto a su querido Juan Carlos Navarro, hoy responsable de la cantera del baloncesto azulgrana, y en la que explotó como mejor jugador del baloncesto español en apenas una temporada, antes de emigrar a la NBA y convertirse en el mejor jugador español de todos los tiempos.