Max Verstappen cumplió el pronóstico y ganó el Gran Premio de Austria incluso con mayor superioridad de la esperada. Fue líder de principio a fin y aprovecha al máximo el cuarto de Lewis Hamilton, con problemas de aerodinámica en su coche, que debió ceder el segundo a Valtteri Bottas y el tercero a un rutilante Lando Norris, que fue el piloto del fin de semana sin duda.

La renovación de Lewis, anunciada el sábado por la mañana no le he traído demasiada suerte. Sale tocado de Spielberg, tras una doble y dolorosa receta enviada por el líder del Mundial, que tiene ahora 182 puntos por los 150 del heptacampeón. El sueño del octavo para batir a Michael Schumacher empieza a alejarse para 2021, aunque nunca se debe dar por muerto a un Hamilton que puede ser capaz de revertir una tendencia que es caída libre en estos momentos.

Es la quinta victoria de Verstappen en nueve carreras este año (la tercera consecutiva), que bien podrían ser seis de no mediar el inoportuno reventón en la vueltas finales en Bakú, donde ganó Checo Pérez. La serie de Red Bull y del neerlandés intimida e impresiona a partes iguales. Si Mercedes no reacciona en Silverstone en dos semanas, uno de los circuitos fetiche de Hamilton, después se irá a Hungría, una plaza más que favorable a Red Bull, con coches mucho peores que este RB16B. Y saliendo de Budapest, llegará el parón del verano y el Mundial podría estar para entonces muy encarrilado para Max. Ya no es un sueño, sino algo muy factible.

Sainz, un quinto espectacular

Carlos Sainz se marcó un carrerón de una solidez granítica, aguantando en pista con el compuesto duro hasta la vuelta 49, para cambiar luego al medio e ir remontando de forma explosiva hasta el quinto, ganado a pulso en las dos últimas vueltas. Primero pasó a Tsunoda, luego le recortó 7 segundos a Leclerc y lo rebasó, para dar cuenta al final de Daniel Ricciardo y de Checo Pérez (sancionado de forma algo rigurosa con 10 segundos por dos toques precisamente con Leclerc). El #55 era 12º tras la salida, al perder dos posiciones con la goma fría, pero no se descompuso y obtuvo el premio a su tesón.

Carlos suma 60 puntos en el Mundial y se coloca a sólo 2 de Leclerc, al que ha batido en la doble cita en Austria. Su confianza está disparada y es capaz de hacer valer la estrategia B para acabar por delante del monegasco, uno de los mejores valores de la F1 en los últimos años. No tiene techo el madrileño.

Final feliz para Alonso, 10º

También fue frenético el final de la prueba para el asturiano, que fue remontando como una hormiguita, sobre todo con el compuesto duro del final, aunque parecía que no obtendría premio. Eso se llama amor propio y cariño para honrar la profesión de piloto. Estuvo 16º en el inicio de la carrera, pero nunca se rindió para terminar encendido y pasando a un George Russell (Williams) al que arrebató el caramelo del décimo, que iba a ser el primer punto del inglés y de su equipo este año… pero cayó en la saca de Fernando.

Puntúa por cuarta carrera consecutiva con el Alpine, las mismas que su compañero se ha quedado a cero. Este vez no le acompañó la suerte al galo, al que Giovinazzi dejó fuera en la curva 3 de la carrera. Pero la tendencia es la de un Alonso reponiéndose de cualquier contratiempo, como la ‘vettelada’ del sábado, para terminar en el ‘top ten de nuevo’. Un fin de semana muy completo para los pilotos españoles.

Gran Premio de Austria 2021

Noticia extraída de MARCA y compartida a través de tu magazine deportivo Don Gols